Oro rojo satinado y esfera de cerámica azul

Blancpain reinterpreta su Fifty Fathoms, el icónico reloj de buceo que ha inspirado al género desde su lanzamiento en 1953. Esta edición mantiene su carácter deportivo, así como los atributos que caracterizan a la colección, y añade un toque de elegancia y de alta tecnología con una caja de oro rojo y esfera de cerámica, convirtiéndose uno de los modelos imprescindibles de Blancpain. Tan arraigado está en su historia que la Manufactura lo presenta con gran orgullo esperando satisfacer incluso las máximas expectativas de los aficionados al buceo y demás deportes náuticos.

La cerámica técnica ya la utilizó Blancpain en los biseles de sus modelos Bathyscaphe

La elegante versión, provista de una preciosa caja de oro rojo satinado y, por primera vez en la historia de la colección, con una esfera de cerámica azul, combinación inédita de materiales y colores, propone un maridaje doblemente osado. La cerámica técnica, que ya utilizó Blancpain en los biseles de sus modelos Bathyscaphe, tiene muchas ventajas. Su dureza, seis veces superior a la del acero, le confiere propiedades excepcionales tales como una resistencia y durabilidad extraordinarias. A pesar de lo complejo que resulta trabajarlo y fabricarlo, la apuesta de Blancpain por este material se debe a la profundidad cromática que le permite obtener. Así, el nuevo Fifty Fathoms Automatique presenta reflejos de cobalto que contrastan con el soleado centro de la esfera y el disco horario mate.

El ADN de la colección se reconoce al instante

Sus números, índices y agujas recubiertos de material luminiscente, su cristal de zafiro resistente a los arañazos y ligeramente abombado, y su bisel giratorio unidireccional de borde estriado, son detalles que nos remontan a los orígenes de este reloj. Estos signos distintivos, dictados por una larga experiencia con el buceo, garantizan una perfecta legibilidad en cualquier circunstancia.

Caja de 45 mm de diámetro y hermético hasta 300 metros

Dotado de una caja de 45 mm de diámetro y hermético hasta 300 metros, el nuevo Fifty Fathoms Automatique late al ritmo del movimiento 1315. La larga búsqueda de la precisión y el rendimiento ha dado como resultado un diseño especialmente orientado a equipar relojes de vocación deportiva. Blancpain lo ha provisto de una masa oscilante de oro rojo muy denso que asegura una gran eficacia de carga para proporcionar una reserva de marcha óptima de cinco días cuando el reloj esté totalmente armado. Como guiño a la historia del Fifty Fathoms, el rotor está abierto. Esta geometría, importante en la época, permitía relajar la masa oscilante para evitar que el movimiento se deteriorara en caso de golpe.

Previous post

TISSOT PR100 Chrono Sport-Chic Lady

Next post

PrettyBallerinas