Jose Fabio Sousa Aguiar es el número 19 de los 153 Carreiros que transportan a turistas en cestos de madera desde el santuario de Monte hasta la ciudad de Funchal.

Los Carreiros do Monte son una tradición introducida en el siglo XVIII para transportar mercancías. A partir de 1850, los Carreiros empezaron a transportar también a personas.

En este recorrido de 2 kilómetros cuesta abajo, se alcanzan velocidades de 40 kilómetros por hora y las mayores dificultades están en las curvas.

Hoy en día, es una de las más conocidas atracciones para los visitantes de la isla que suben en funicular hasta el santuario de Monte y aprovechan para bajar de nuevo a Funchal llevado por dos de estos corredores.

En la subida, se disfrutan las vistas de las cubiertas de las casas, de la ciudad y de sus alrededores.

En la bajada, se sienten con fuerza los 40 kilómetros hora que alcanza la cesta y las pronunciadas curvas en las que los Carreiros tienen que efectuar maniobras coordinadas para evitar choques imprevistos.

El oficio de Carreiro es, por otro lado, un verdadero ejemplo de tradición y continuidad. Los padres pasan el relevo a sus hijos y les enseñan todas las cosas que deben saber para desenvolverse bien.

Aunque el número 19 cuenta todo esto con una suerte de emoción y morriña, reconoce que él aprendió este arte en una especie de autoescuela en la que se enseñan los principios básicos de la conducción de una cesta, como tener bien engrasada la madera para que el cesto se deslice por el suelo, atarse bien las cuerdas a los dedos para controlar las direcciones o aprender a efectuar las maniobras conjuntas para tomar las curvas.

La experiencia de montar en uno de estos trineos madeirenses no solo es apasionante por la adrenalina que se siente en el trayecto cuesta abajo, sino también por conocer toda la logística que conlleva y las divertidas historias de personas como Jose Fabio.

Previous post

Nuevos diseños publicados del Espen Øino-Design 282m "Private Residence Yacht"

Next post

EXPLORA LA NATURALEZA DE NASSAU