MENMEN WATCHES

DEFY LAB DE ZENITH

La manufactura presenta el reloj mecánico más preciso del mundo.

Zenith escribe su futuro… y el futuro de la relojería suiza. 

El Defy Lab hace gala de unas excepcionales prestaciones, demostrando un dominio de la precisión mecánica llevado a una nueva dimensión. Es el primer y único reloj mecánico que ofrece una evolución y supone una mejora del principio de regulación volante-espiral presentado en enero de 1675. Desde entonces nunca se había cuestionado el principio del muelle-espiral acoplado a un volante, que fue presentado por Christiaan Huygens a la Academia Real de Ciencias de París con un reloj. Mejorado sí, optimizado al máximo sin duda. Pero sin cuestionar nunca el principio fundamental, considerado como atemporal e invariable.Hombre y estilo de vida en uno.

El nuevo oscilador está compuesto por una sola pieza, monolítico, fabricado en silicio monocristalino (con detalles más finos que un cabello), que sustituye al volante-espiral. De este modo, la treintena de componentes de un órgano de regulación estándar (que precisa montaje, ajuste, regulación, control, lubricación, etc.) se sustituyen por un único elemento con una altura de tan solo 0,5 mm (frente a los 5 mm habituales). Un desarrollo que deja sin aliento: late a la increíble frecuencia de 15 Hz con una amplitud de +/- 6 grados y cerca de 60 horas de reserva de marcha, es decir, un 10 % más que la de El Primero, a pesar de que la frecuencia se ha multiplicado por tres. Esta frecuencia le confiere una precisión inigualable, casi 10 veces mayor: 0,3 segundos al día de media (a título indicativo, uno de los criterios del certificado de «cronómetro» del COSC es la marcha diurna media durante los primeros 10 días de control, que es de -4 s a +6 s, lo que equivale a una tolerancia de hasta 10 segundos al día). Además, su precisión se mantiene mucho más allá de las 24 horas de funcionamiento (momento en el que los relojes mecánicos empiezan a perder energía y, por tanto, precisión). Este nuevo oscilador mantiene la misma precisión durante el 95 % de la reserva de marcha (cerca de 60 horas), sin necesidad de aceite, sin contacto, sin frotamiento, sin desgaste, sin necesidad de lubricación. Es insensible a la temperatura, a la gravedad y a campos magnéticos. De este modo se eliminan también los grandes puntos débiles de los actuales conjuntos de volante-espiral, que se deforman o se dilatan perdiendo de facto precisión.

El Defy Lab está triplemente certificado: certificado como cronómetro con el sello «tête de vipère» del Observatorio de Besançon en nombre de la Oficina Internacional de Pesos y Medidas. En materia térmica, se ha ampliado el espectro de la norma ISO-3159: con una diferencia garantizada del orden de 0,3 segundos por día y por grado Celsius de desviación, es dos veces mejor que lo recomendado. Por último, el reloj responde a los criterios antimagnetismo estipulados por la norma ISO-764: es 18 veces mejor (reloj completo), lo que significa que es resistente a 88 000 amperios/metro o 1100 gauss. Los 10 primeros relojes Defy Lab (10 ejemplares únicos, todos diferentes) están ya vendidos por anticipado, y se presentan en un estuche excepcional para coleccionistas.

 

 

 

Previous post

ART9 GALLERY

Next post

ALEX PELLA - VOLVO OCEAN RACE

LXQ team

LXQ team