Un robot acaba de dirigir una orquesta sinfónica humana agitando los brazos.

Keiichiro Shibuya es el compositor japonés que escribió la pieza orquestal, que se realizó en Sharjah, Emiratos Árabes Unidos, la semana pasada.

Alter 3 es el robot que toma por asalto la industria de la música, como director de una nueva «Android Opera», titulada Scary Beauty.

Justo enmedio del escenario se encuentra Alter 3, agitando los brazos y moviéndose hacia arriba y hacia abajo con el ritmo de la música, mientras conduce la pieza de música de siete minutos de duración.

Al igual que otros robots humanoides desarrollados en los últimos años, como Sophia the Robot de Hanson Robotics, Alter 3 se ve y se mueve como un ser humano.

Su cara es la parte del cuerpo más delicadamente formada, descansando sobre un cuerpo metálico similar a una máquina donde se puede ver toda la tecnología trabajando mientras se conduce en el podio.

Este trabajo es una metáfora de las relaciones entre humanos y tecnología. A veces, el androide se vuelve loco, las orquestas humanas tienen que seguir. Pero a veces los humanos pueden cooperar muy cómodamente

Keiichiro Shibuya, compositor
Previous post

REPOSTERÍA ESCULTÓRICA

Next post

UNDER ARMOUR