La mascarilla antioxidante con licopeno recupera el equilibrio natural de la piel

La mezcla de licopeno junto con las arcillas rosadas, la manteca de karité y el aceite esencial de geranio potencia la regeneración de la piel y previene el envejecimiento.

Las mascarillas faciales se han convertido en un producto imprescindible en el neceser de belleza y es una rutina con múltiples beneficios.

La mascarilla antioxidante con licopeno de Lycolé contiene la fórmula perfecta para recuperar el equilibrio de la piel e hidratar y nutrir en profundidad. Su uso continuado consigue que la piel se mantenga sana y aterciopelada.

  • El poder antioxidante del licopeno regenera la piel de una forma natural.
  • La arcilla rosa limpia y desintoxica la piel a la vez que devuelve elasticidad.
  • La manteca de karité contiene un alto poder de hidratación que revitaliza y suaviza la piel evitando la aparición de arrugas.
Previous post

Las siete maravillas de La Boella

Next post

CAVIAR KAISER - ALTEA