BELLEZABELLEZA Y SALUDPARFUMSWOMEN

Los perfumes de Diptyque cumplen 50 años

Regreso al origen

Tempo y Fleur de Peau, las últimas obras de arte de Diptyque, no sólo son nuevos y modernos, sino que también hacen referencia y reverencian a ese primogénito de lujo, L’Eau, a su año de nacimiento, 1968… época prodigiosamente libertaria e inventiva.

Tempo

Tempo, escrito para Diptyque retoma el tema del pachulí, pero (por supuesto) afinándolo, precisándolo y embelleciéndolo. Con al menos tres extracciones diferentes, todas surgidas de la red de proveedores sostenibles creada por Givaudan en la isla de Sulawesi, en Indonesia. Una vibración persistente como el eco reiterado de una corriente musical.

Traído de India, Katmandú o Colombo, este pachulí primitivo, destilado sin precauciones antes de ser incorporado a un lípido rústico, no era, reconozcámoslo, de los más sutiles. Pero a pesar de su predisposición al antipolillas (del cual por cierto las hojas del arbusto llevan tiempo haciendo uso), su aroma fácilmente identificable no escondía nada, era todo un manifiesto. La henna, el khol y el pachulí eran su firma.

Fleur de Peau

El aroma de la piel: el aroma a almizcle. ¿Cómo componer hoy en día un perfume almizclado que no desmerezca?

A propósito de almizcles… Los años sesenta llegan también con una inmensa oleada de empatía, de entusiasmo por la espiritualidad y las prácticas hinduistas. Meditación trascendental, yoga, vegetarianismo… Nos sentamos en círculos virtuosos, repetimos el mantra “oomm” el mayor tiempo posible, hacemos el amor los unos con los otros. Summer of love.

Oler las imágenes, ver los perfumes

DYPTIQUE

Previous post

Blancpain Y MARTIN BERASATEGUI

Next post

Men's New Arrivals - ALEXANDER MCQUEEN

LXQ team

LXQ team