Una historia sincronizada de tiempo y Moda

Con más de un siglo de innovación y diseño, OMEGA conmemora su extraordinario acervo histórico de relojes femeninos. Pero, más que de los propios relojes, se trata de una trayectoria que refleja los diversos estilos, actitudes y personalidades de las mujeres de todo el mundo, y cómo OMEGA ha permanecido siempre en contacto con ellos.

El siglo XX fue una época definitiva para los derechos y la igualdad de las mujeres.

Un tiempo en el que ellas encontraron no solo su lugar, sino además su voz como colectividad. Al comenzar el siglo, en el mundo de los relojes femeninos estaba teniendo lugar otra revolución. En una caja de plata totalmente cubierta por un delicado motivo floral, hizo su debut el primer reloj femenino OMEGA de pulsera. Aunque la firma contaba con anterioridad con relojes de bolsillo con hermosos grabados, 1902 fue el momento en que el reloj OMEGA de mujer se convirtió en un signo de estilo destacado y característico. Aun así, la idea tardó tiempo en asentarse. En algunos círculos no estaba muy bien considerado que una mujer mirara su reloj, quizá porque podría sugerir aburrimiento o desinterés.

Por eso, OMEGA comenzó a producir sus propios «relojes joya secretos».

Modelos que parecían solo una joya, pero con un pequeño reloj oculto en su interior. La popularidad de estos ejemplares creció, junto con la de otros diseños de la firma más clásicos y moderados. Los años pasaron y lo mismo sucedió con la relación de OMEGA con el estilo. Durante los «locos años veinte», las faldas cortas y el tradicional corte de pelo “bob” hicieron furor entre las chicas, mientras que el movimiento Art Déco fue introduciendo al mundo en el color y las formas audaces. Acorde con esta nueva libertad y expresión, OMEGA produjo su propia gama de relojes joya Art Déco. Y, como la firma sabía que las mujeres con criterio se preocupaban tanto del interior como del exterior de sus relojes, cada pieza se engrandecía con la famosa precisión de OMEGA.

Es curioso saber que, entre 1894 y 1935, más del 35% de la avanzada producción de movimientos de OMEGA se destinó a relojes femeninos.

Ello indica claramente que la firma apreciaba las posibilidades y la importancia de este mercado. Quizá uno de los ejemplos más sutiles de este compromiso fue el OMEGA «Medicus» creado en 1937. Este reloj de uso y lectura fácil se diseñó para enfermeras y fue el primer reloj OMEGA de pulsera con segundero central. El «Medicus» no solo dio respuesta a las necesidades de la mujer en la profesión médica, sino que lo hizo con un refinamiento y una belleza absolutos. Para el trabajo, para el hogar o para el ocio, la publicidad de OMEGA en aquella época también se mostraba moderna y no discriminatoria en cuanto al sexo, y reflejaba en todas partes los variados estilos de vida femeninos.

En la década de 1950, a medida que los hábitos comenzaron a cambiar, también la publicidad fue evolucionando.

Mientras muchas marcas recurrían a los estereotipos de las obligaciones domésticas o los insinuaban, OMEGA mostraba la personalidad y el sentido del estilo que convierten a cada mujer en única. Como Marilyn Monroe y Audrey Hepburn en la gran pantalla, los anuncios OMEGA mostraban una postura a favor de la elegancia y la personalidad. Como decía un anuncio de 1951: «En todas las facetas de la vida, una mujer es exactamente tan activa, deportiva y ocupada como un hombre. Al igual que él, ella requiere un reloj de precisión.»

En aquella década OMEGA reafirmó su compromiso con la mujer como cliente.

Cuando en 1955 creó el Ladymatic, incorporó el calibre automático con rotor más pequeño del mundo, que contaba con certificado de cronómetro. Superior con mucho a casi todo lo que había en el resto del mercado, causó una sensación instantánea, al combinar un bello diseño con la tecnología más avanzada. A partir de ahí, las estrellas siguieron llegando. El reloj joya secreto OMEGA «Flowers» fue el primer reloj creado en oro malva, un modelo original con diamantes engastados realizado en 1955. De hecho, muchos de aquellos relojes secretos fueron creados en colaboración con diseñadores famosos; una tendencia que continuó hasta las décadas de 1960 y 1970, época en que la experimentación, el color y la creatividad apasionaban al mundo.

Cindy Crawford se convirtió en la primera embajadora de la marca en 1995.

Fue entonces cuando diseñadores de joyas como Gilbert Albert y el vanguardista Andrew Grima ayudaron a producir algunas magníficas piezas, utilizando varios metales y piedras preciosas e incluso un trozo de auténtico meteorito, en el reloj «Moldavita» de Albert. Cuando Cindy Crawford se convirtió en la primera embajadora de la marca en 1995, comenzó una nueva era en la que OMEGA se asociaba con mujeres de éxito. Como en 2005, cuando Nicole Kidman, ganadora de un Óscar, se convirtió también en parte importante de la familia OMEGA. Desde entonces, muchos otros nombres famosos del cine, el deporte o la moda se han incorporado a OMEGA. Algunos de ellos son la modelo Kaia Gerber, la golfista Michelle Wie o la actriz Liu Shishi.

No importa la década, OMEGA siempre ha intuido y atendido las preferencias femeninas.

Ahora que el siglo XX ha terminado, y las mujeres están produciendo mayor impacto que nunca, OMEGA ha alcanzado un punto en el que su relojería femenina se ha situado a la vanguardia de la especialidad. La tecnología de la firma se ha adaptado a las necesidades de la mujer, para asegurar que la belleza de cada reloj se empareje con los máximos estándares de innovación en el movimiento interior. En algunos casos, esto ha requerido un nivel de maestría incluso más sutil y afinado que el que ningún reloj masculino ha requerido nunca.

No hace falta decir que, como hasta ahora, en el futuro OMEGA continuará realizando cada reloj femenino con una precisión y un estilo modélicos, siempre inspirado por las mujeres que van a lucirlo.

MOMENTOS DESTACADOS DE LA HISTORIA


1910 Colgante OMEGA Lépine Art Nouveau

Este resplandeciente reloj colgante Lépine femenino luce números arábigos de estilo París y agujas “poire”. El fascinante fondo de caja está recubierto con esmalte azul translúcido y una fina malla de oro blanco con 16 diamantes engastados.


1906 Reloj de pulsera OMEGA para mujer

Adaptación de un reloj colgante en oro rojo de 18 qt y calibre Lépine (de ahí que el índice horario de las 12 esté situado en la posición habitual de las 3), se trata de uno de los primeros relojes de pulsera producidos por OMEGA. Luce esfera de marfil, escala de minutos en forma de lentejuelas y agujas Luis XV afiligranadas.


1940 Reloj Joya de pulsera OMEGA Art Déco

Este magnífico modelo es una maravillosa representación del estilo Art Déco que invadía entonces el mundo de la moda. Luce una caja de forma rectangular, típica de la época, en platino, con una serie de refulgentes diamantes y zafiros.


1955 Una revolución en el estilo femenino, OMEGA “Ladymatic”.

Convertido en éxito desde el primer día, Ladymatic combinó la belleza con una asombrosa innovación. Con el calibre automático de rotor más pequeño del mundo, aportó una elegancia y un estilo revolucionarios a la relojería femenina.


1964 OMEGA Moldavita

Diseñado por Gilbert Albert para la Feria Mundial de Nueva York, este prestigioso reloj combina una rara gema, llamada moldavita y formada por el impacto de un meteorito, con el movimiento automático más pequeño, fabricado en oro amarillo de 18 qt y platino.


2020 OMEGA RELOJES FEMENINOS


Constellation

Este Constellation de 27 mm combina el clásico acero noble con el oro amarillo de 18 qt. La esfera opalina luce un elegante motivo sedoso. El reloj incorpora el calibre OMEGA Master Chronometer 8700.


Seamaster Aqua Terra

Realizado en acero inoxidable y oro Sedna™ de 18 qt, este reloj de 38 mm se presenta con correa de cuero marrón topo. La pieza cuenta en su interior con el calibre OMEGA Master Chronometer 8800, y su diseño está inspirado en los océanos, con el díal de ágata ondulada y los índices con forma de casco de velero.


Trésor

El Omega Trésor se presenta con una delgada caja de 39 mm con líneas de diamantes que cubren las curvas a lo largo de cada borde de la caja y uns corona con un diamante rodeado por una flor en cerámica roja. Este modelo de acero inoxidable cuenta con una esfera lacada en blanco y correa de piel azul.

Previous post

EL EMBLEMÁTICO 6C 1750

Next post

BE KATSU - EL ALBIR