Este volumen documenta la primera exposición autocomisariada por el propio Peter Lindbergh poco antes de su prematura muerte.

Con más de 150 fotografías que abarcan desde principios de la década de 1980 hasta la actualidad, ofrece nueva y sorprendente información sobre el trabajo del legendario fotógrafo.

La selección se complementa con textos que detallan el origen de la exposición y un homenaje de Wim Wenders, amigo cercano de Lindbergh.

Cuando vi mis fotografías en las paredes de la maqueta de la exposición por primera vez me asusté, pero también en el buen sentido. Fue abrumador enfrentarme de ese modo a quién soy.

Peter Lindbergh, 2019
Previous post

Cinco jardines exóticos para descubrir

Next post

UN MUSEO QUE ES UNA OBRA DE ARTE