ARCHITECTUREARCHITECTURE / DESIGNDESTINOSDISEÑOINTERIORISMOTRAVELS

GIO PONTI Y OLIVARI

LA IGLESIA DE “SAN FRANCESCO AL FOPPONINO”, EN MILÁN, VUELVE A ILUMINARSE DESPUÉS DE 30 AÑOS.

Si te gusta la arquitectura y el diseño debes visitar la iglesia de “San Francesco al Fopponino” en Milán, proyectada por Gio Ponti en los años 60, que supone un claro ejemplo de los conceptos de ligereza y esencialidad que persiguió a lo largo de toda su trayectoria. Gio Ponti y Olivari colaboraron en este proyecto con la manilla Cono, precedente de la Lama.

En los años 80 veinte lámparas colgantes de la nave central fueron sustituidas por proyectores modernos de mayor potencia lumínica. Pero desnaturalizaron completamente el concepto espacial y la atmósfera de recogimiento que ideó Ponti originalmente. Gracias a la intervención de Olivari se han restaurado e instalado de nuevo las lámparas originales, devolviendo a la iglesia todo su esplendor.

Es el mejor momento para visitar la iglesia de “San Francesco al Fopponino” en Milán, y disfrutar de la arquitectura de Gio Ponti.

OLIVARI, 100 AÑOS DE LA ARQUITECTURA AL DISEÑO

La arquitectura la “tocamos” cuando cogemos la manilla con la mano. Este gesto nos abre las puertas a sus diferentes espacios. De este modo, la manilla tiene una maravillosa carga “poética” como nexo de unión entre la persona y el espacio, entre el diseño de la arquitectura y el diseño del objeto. Grandes arquitectos y diseñadores, de todo el mundo, se han sentido atraídos por el reto de diseñar un producto “solo aparentemente simple” como es una manilla para Olivari.

Olivari son personas, industria, objetos, diseño y arquitectura… Por ejemplo, en 1954 Gio Ponti diseñó la manilla Lama para el rascacielos Pirelli en Milán. 60 años después sigue vigente, y Rodolfo Dordoni lleva la manilla a su concepto más esencial con los modelos Total y Radial. Otras muchas emocionantes historias como ésta recorren los más de 100 años de Olivari liderando el “made in Italy”. Battista Olivari fundó la empresa en 1911 en Borgomanero, provincia de Novara, en el norte de Italia, muy cerca del lago Maggiore y la frontera con Suiza. Donde todavía hoy se encuentra la empresa y donde se realiza absolutamente toda la producción. En 1926 le sucede su mujer Antonietta Ramelli, en la época una de las pocas mujeres directivas.

En más de 100 años innumerables manillas han sido producidas por Olivari. De hecho, muchas de ellas siguen en plena “actividad” gracias a su excelencia productiva y su actualidad estética. Algunas de estas manillas, con el tiempo, se han convertido en “clásicos” y son reconocidas y apreciadas como iconos del “Made in Italy”.

 

 

 

Previous post

VEHÍCULOS ELÉCTRICOS E HÍBRIDOS

Next post

DOLCE & GABANNA

LXQ team

LXQ team