BACK ROADS AND ABANDONED MOTELS.

El décimo disco de estudio de la longeva banda de alt country está compuesto por 11 canciones, de las cuales dos son nuevas y las otras 9 composiciones que Gary Louris creó para o junto a otros artistas, y que recupera para sus Jayhawks, en muchas casos de manera brillante. Ejemplos destacados son Everybody Knows y Bitter End, que en su momento fueron adjudicadas a las Dixie Chicks, y que en manos de Louris y los suyos suenan como en casa. También funcionan muy bien Backwards women, Come cryin to me, o El Dorado, convirtiéndose en el punto alto de un álbum donde tal vez el valle sean las dos canciones originales, Leaving Detroit y Carry you to safety. El balance es, sin embargo, excelente, resultando un disco que todo amante de los sonidos country rock y alt country debe tener en su colección.

Previous post

Ferragamo en los Green Carpet Fashion Awards

Next post

HONOPU BEACH