Este año, la Navidad se celebrará al margen de las rutas convencionales. Presentamos nuestros destinos europeos cuidadosamente seleccionados a los que escaparse en diciembre para disfrutar de unas fiestas navideñas excepcionales. 

1. parada: Dresde, Alemania

En esta ciudad del este de Alemania se encuentra el mercado navideño más antiguo: el Striezelmarkt. A medida que se acercan las fiestas, las cabañas empiezan a instalarse en el Altmarkt, una gran plaza flanqueada por arcos.

Podremos degustar el tradicional pastel de levadura, que se sirve con un vino caliente con especias, y aprovechar los días para pasear y descubrir la riqueza arquitectónica de la ciudad.

2.ª parada: Florencia, Italia

Asaltada por turistas de todo el mundo en verano, Florencia es también un encantador destino de Navidad. Cada año se celebra un gran mercado en la Piazza Santa Croce, una de las plazas históricas de la ciudad. Aquí, la inspiración procede del otro lado del Rin.

En los diferentes puestos, encontramos algunas especialidades foráneas, como los famosos pretzels y la cerveza bávara. Los amantes de la moda y de la gastronomía quedarán encantados con la visita al Gucci Garden, que abrió sus puertas a principios de 2018. A continuación, podrán descubrir el Gucci Osteria, donde degustar el menú gourmet firmado por el chef Massimo Bottura, galardonado con tres estrellas Michelin.

3.ª parada: Viena, Austria

Dirección Rathasplatz, una gran plaza frente a la Rathaus, el imponente ayuntamiento que homenajea el estilo neogótico. Aquí tiene lugar uno de los mercados navideños más bonitos de Europa.

Después de unas cuantas acrobacias en la pista de hielo por la mañana, recobraremos fuerzas con alguno de los dulces austriacos que se venden en las pequeñas cabañas. Todo ello en un ambiente mágico sin igual.

4.ª parada: Oslo, Noruega

Aquí se celebra uno de los mercados navideños más grandes de todo el país, concebido como una aldea. En particular, podremos admirar las 250.000 luces que iluminan la plaza del ayuntamiento al caer la noche.

También será la ocasión de descubrir un puñado de especialidades culinarias locales, como el fiskekaker o hamburguesa de pescado.

5.ª parada: Valkenburg, Países Bajos

En Valkenburg, la celebración tiene lugar bajo tierra, en una cueva aterciopelada escondida bajo la colina Cauberg. Este extraordinario lugar también alberga una capilla que data de la época francesa (siglo XVIII).

Durante nuestra estancia, podremos sumergirnos en el mágico mundo de los cuentos visitando el Bosque de los Cuentos, un parque de atracciones que, como su nombre indica, se inspira en los cuentos infantiles.

Previous post

No pierdas la figura esta navidad

Next post

El Museo de Arte de la Ciudad de Kioto reabre en primavera de 2020